Portafolio

Mis comienzos como pintor no los recuerdo, es posible que ni siquiera tuviera el llamado “uso de razón”. Me remonto al trabajo de mezclar colores, pintar y reproducir formas, curvas insidiosas y exuberantes con una técnica sencilla, infantil, completamente intuitiva.

Mi tendencia a reducir el mundo a lo esencial y a lo práctico vino mas adelante.

Busco el sentir completo, trasmitir al espectador una llamarada de sentimiento bruto que provoque reacción. Este es mi camino actual, romper moldes y pasar ciertas fronteras establecidas de forma arbitraria o no.

El arte abstracto es un lenguaje autónomo y no común, por ello algunas personas opinan que el abstracto son obras profanas, no comprensibles, simplemente porque no las entienden o siguen resistiéndose a la recuperación de la experiencia onírica, es decir, no pueden ver otro mundo sino el de las imágenes figurativas.

Pero hay otros mundos invisibles que están aquí, con nosotros, donde las figuras y los objetos cambian desde sus formas comprensibles hasta sus formas posibles, que no es más que el paso intermedio entre la figuración y el abstracto minimalista.